04 julio, 2011

Una joya en el desierto

El Chase Field es una joya arquitectónica en honor al beisbol que abrió sus puertas el 31 de marzo de 1998, y este 12 de julio arderá no sólo por el clima desértico de Arizona, sino porque será la sede del 82 Juego de Estrellas de las Grandes Ligas.

Ubicado en el 401 E de Jefferson Street, en Phoenix, este templo beisbolero es un oasis en la calurosa ciudad, pues está equipado con un aire acondicionado que mantiene la temperatura al interior en 30 grados centígrados, así como con un techo retractil que puede abrir y cerrar en 5 minutos, y por si esto fuera poco para consentir a los aficionados, tiene una piscina que está a 415 pies de Home, instalada a la derecha del Jardín Central.

Otro de los atractivos del parque de pelota es su enorme pantalla de alta definición LED, de 136 por 46 pies, ubicada sobre el Jardín Central, y también tiene un área de picnic hacia el Derecho.

Apenas este domingo las Grandes Ligas dieron a conocer la lista de peloteros seleccionados para el Juego de Estrellas, y en ella están incluidos bateadores de poder como Josh Hamilton, Alex Rodríguez y Prince Fielder, para quienes será un reto sacar la pelota de cuadrangular, debido a las amplias dimensiones del terreno; las áreas más profundas son la izquierda-central y derecha-central, con 413 pies.

Mas este parque de pelota, que usa pasto natural, también es conocido por el alto costo de cometer un error en los jardines debido a la longitud, y es un paraíso para los jugadores veloces, por lo que los triples e incluso cuadrangulares de terreno son frecuentes; ya en 1997 Ichiro Suzuki conectó el primer Inside The Park Home Run en un Juego de Estrellas, en San Francisco, y la hazaña no es imposible de repetirse, sobre todo habiendo peloteros rápidos como Curtis Granderson, Rickie Weeks y José Reyes entre los seleccionados para esta edición.

Para los lanzadores el atractivo es la franja de tierra entre el montículo y el plato, al estilo de los viejos estadios. Desde ahí, Josh Becket y Cliff Lee, elegidos como los abridores de Liga Americana y Nacional respectivamente, lanzarán su repertorio a Alex Avila y Brian McCann, los receptores estelares.

La bella sede tiene capacidad para 49 mil 800 aficionados, y el próximo 12 de julio lucirá abarrotada para recibir a los 34 peloteros que representarán a cada liga, en lo que será el segundo evento de mayor importancia desde que los Diamantes de Arizona ganaron su primer y único título de Serie Mundial, en 2001 contra los Yankees. Uno de los récords que posee el parque es el de pasar el millón de visitantes en apenas el juego 22 en su temporada inaugural, más que cualquier otro abierto en la década.

Así pues, este será el escenario que albergará el clásico de media temporada, que se juega desde 1933, y un Home Run Derby que aún está por definir a los contendientes. Históricamente, la Liga Nacional lleva ventaja de 40 victorias sobre 38 de la Americana (hay dos empates), aunque en los últimos tiempos es la Americana quien ha dominado, pues por 12 años consecutivos ganaron y fue apenas en 2010 cuando finalmente la Nacional pudo vencerlos.

Las series interliga ya nos dieron un adelanto de lo que puede ser el Juego de Estrellas, pues ayer terminó la jornada con 131 victorias para los equipos de la Americana por 121 para los de la Nacional, y recordemos que la importancia de este clásico, además del atractivo, es definir quién tendrá ventaja de local en la Serie Mundial.

Estamos en julio, la temporada de beisbol se pone a tope y con el clásico de media temporada el verano tendrá su primer gran fiesta para los amantes del beisbol. Aún faltan por definirse los últimos dos invitados al juego, que se votarán hasta hoy en una terna que incluye a Alex Gordon, Adam Jones, Paul Konerko, Víctor Martínez y Ben Zobrist por la Americana; y Andre Ethier, Todd Helton, Ian Kennedy, Michael Morse y Shane Victorino por la Nacional.

José Bautista arrasó por completo con la votación y de hecho impuso un récord de más votos al sumar 7 millones 454 mil 753, desplazando a Ken Griffey Jr., que en 1994 tuvo 6 millones 69 mil 688. Y esto es sólo un preludio para el clásico de media temporada. ¡A continuación unos datos curiosos en torno a nuestro evento de gala! Si aún no han revisado la lista completa de los peloteros seleccionados, pueden verla dando click aquí:


+En Chase Field, antes llamado Bank One Ballpark, se usan 8 mil toneladas de aire acondicionado para refrescar cada juego el inmueble

+Por primera vez en su historia los Gigantes mandan a cuatro pitchers a un Juego de Estrellas (Lincecum, Cain, Vogelson y Wilson); Filis mandan a tres abridores por primera vez (Lee, Halladay y Hamels)

+El 12 de mayo de 1998, el ex primera base Mark Grace conectó el primer cuadrangular que llegó a la piscina del Chase Field

+Lance Berkman es el primer jardinero de los Cardenales elegido como titular al Juego de Estrellas desde que Jim Edmons fue votado en 2005

+Desde 1990 los Cachorros no mandaban a un parador en corto a un clásico de media temporada (va Starlin Castro)

+Cliff Lee será el primer zurdo que inicie por la Liga Nacional desde que Randy Johnson lo hizo en 2001

+Los Marlines nunca habían mandado un primera base al All-Star Game (irá Gaby Sanchez)

+El pitcher Ryan Vogelson de Gigantes es el segundo en ser elegido para el juego luego de haber estado fuera de acción por cuatro años

+El primer Juego de Estrellas se realizó en el Comiskey Park de Chicago, el 6 de julio de 1933, con victoria de 4-2 para la Americana

+Al Rosen y Ted Williams son los peloteros que más carreras impulsadas han registrado en clásico de mediatemporada, con 5

+Tom Glavine es el pitcher al que más hits le han conectado en un Juego de Estrellas, con 9 (¡y 7 en una misma entrada!)