02 octubre, 2013

Una temporada para enmarcar


La campaña 2013 de Grandes Ligas terminó y aunque ahora es tiempo de las emociones extremas de los playoffs, en estos seis meses de acción la temporada regular brindó varios momentos emotivos que la harán inolvidable.
 
El menú es amplio pero elijamos algunos de los mejores, ¿cuál es su favorito?
 
Sweet Caroline en Yankee Stadium
 
El 15 de abril, Boston se conmocionó por un atentado durante el maratón efectuado en la ciudad que dejó un saldo de tres decesos y cientos de heridos. Las muestras de solidaridad no se hicieron esperar en las Mayores y las organizaciones mostraron su apoyo a la Nación Media Roja y sus aficionados.
El gesto fue tal que sucedió lo ‘inimaginable’… los archirrivales Yankees pusieron en su parque el clásico de la octava entrada en Fenway Park de los Medias Rojas, a lo que los aficionados de Nueva York respondieron bien. La faena se complementó magistralmente ya en casa de los Red Sox cuando David Ortiz dio un discurso tan poderoso como sus cuadrangulares, animando a la ciudad tras el mal momento. 




163 juegos

El domingo pasado tuvimos un cierre de campaña dramático, con tres equipos de la Liga Americana esperando asirse a los dos comodines que les permitirían seguir con vida en la postemporada y por un momento se dio un panorama que permitía un triple empate.
 
Aunque sin duda hubo emoción en la definición de los últimos invitados, también es cierto que ésta tuvo un tinte artificial, pues la MLB pretendía justamente inducir estos momentos al modificar el sistema Wild Card y añadir dos competidores por liga. Al final los Indios se apoderaron de un comodín y los Rays tuvieron que disputar el segundo boleto de la Liga Americana contra Rangers, en el famoso juego 163.
 
Desde 2009 no se requería de este día extra en el calendario debido a empate, aunque en ese entonces había sucedido por tres años consecutivos.




No-no; sí… ¡sí!
 
Las Grandes Ligas viven una época de esplendor para el pitcheo y este año no fue la excepción. Desde la temporada 2006 se ha lanzado al menos un juego SIN HIT de forma consecutiva y, aunque en este 2013 ninguno fue perfecto, pudimos disfrutar de tres auténticas joyas.
Homer Bailey lo hizo el 2 de julio ante los Gigantes; Tim Lincecum defendió el orgullo de los campeones y lo consiguió el 13 de julio (fue el oponente perdedor de Bailey en el anterior), mientras que Henderson Alvarez no tuvo prisa y decidió lanzar su juego sin hit ni carrera justo el último día de la temporada... ¡y vía walk-off tras wild pitch y ante los poderosos Tigres! Para Bailey la hazaña fue doble, pues además del 'no-no' se convirtió en el primer lanzador en lanzar los últimos dos en años recientes y el pitcher 26 en la historia en tener dos en su cuenta (ya había tirado uno el año pasado), mientras que Lincecum consiguió el primer no-hitter en el Petco Park de San Diego.




Inside the parker!
 
El 25 de mayo Angel Pagan dejó sin aliento no sólo a los aficionados de San Francisco sino de todo el beisbol al conseguir el primer cuadrangular dentro del parque en 9 años. La hazaña no quedó ahí, pues se trató de un walk-off inside the park, lo que significa que los Gigantes, que llegaron perdiendo 5-4 a la novena entrada ante Rockies, terminaron por dar la vuelta al marcador y llevarse la victoria gracias al contacto del jardinero puertorriqueño hacia la zona del McCovey Cove, en el AT&T Park. Ya la leyenda viviente Ichiro Suzuki había conectado en este parque un home run similar, pero fue durante el All-Star Game 2007.





Piratas y Atléticos en playoffs
 
En una era en la que masivamente se aprecia el juego grande con muchos cuadrangulares, jerseys que se venden por el nombre en la espalda, mercadotecnia y contratos multimillonarios, el juego pequeño y fundamental se agradece. Si los Atléticos ya habían dado una lección al beisbol en años previos (aka Moneyball) y en 2012 la reiteraron al eliminar a los Rangers, que tienen un payroll de $114,090,100 dólares contra los $60,664,500 que posee el equipo de la bahía, en la presente campaña terminaron de confirmar que para ganar no se requiere gastar exorbitantemente; además de pasar por Texas lo hicieron por encima de otro equipo ‘élite’, los Angelinos, que también les doblan el presupuesto ($127,896,250 dólares). Los Rays también merecen mención al respecto, pues desde que cambiaron de nombre (sin el 'Devil') y sin tanto presupuesto (ni apoyo en las gradas) se han vuelto año con año una amenaza para los grandes del Este de la Americana, Yankees y Medias Rojas.
 
La otra organización que merece ovación son los Piratas de Pittsburgh, que a pesar de estar entre las 10 menos poderosas económicamente, logró consolidar un equipo balanceado que los llevó a postemporada por primera vez en 21 años. Apenas ayer dejaron en el camino a los Rojos (consiguiendo su primera victoria de postemporada desde 1992) y ahora enfrentarán a su ‘pesadilla’ en la Central de la Nacional, los Cardenales, por la serie divisional (NLDS)… raise the jolly roger!





Adiós de peso
 
Este año fue el último en que pudimos observar a Mariano Rivera, Andy Pettitte y Todd Helton, los primeros dos estelares de los Yankees y el otro una leyenda de los Rockies de Colorado. La despedida de 'Mo' es una de las más espectaculares que se hayan dado en la historia, pues los parques de pelota que visitó le ofrecieron homenajes y obsequios, mientras que Helton se fue como todo un grande, conectando cuadrangular en su último turno. Pettitte también registró victoria en su última apertura. La emotividad del adiós de Mariano se pudo percibir desde el Clásico de Media Temporada, con la ensordecedora ovación que le brindaron más de 44 mil aficionados en el Citi Field de Nueva York.





22 entradas de 'beisbol gratuito'
 
El 9 de junio una buena parte de la población beisbolera amanecimos desvelados, ¿el motivo? Un día antes los Mets, Marlines, Azulejos, Rangers, Mellizos y Nacionales nos ofrecieron nada menos que 22 entradas gratuitas de beisbol. El juego en Citi Field llegó a las 20 entradas con score a favor de Miami, mientras que el duelo efectuado en el Rogers Centre de Toronto se fue hasta las 18 innings y al final ganaron los locales; por si fuera poco, Washington y Minnesota también disputaron entradas extra, hasta la 11. Se trató del segundo día en la historia de las Mayores en que dos juegos llegan a al menos 18 entradas el mismo día.





Dos Orioles se roban el show
 
Aunque quedaron fuera de los playoffs, los aficionados de los Orioles no tendrán de que quejarse este año, pues dos de sus peloteros fueron la referencia a la ofensiva y defensiva en ambos circuitos. Chris Davis explotó en cuadrangulares y sumaba y sumaba con el paso de las semanas para al final terminar con 53, rompiendo el récord de la franquicia y siendo uno de los 17 bateadores que han terminado una temporada con esa cifra o arriba.
 
Por si fuera poco para Baltimore, el joven antesalista Manny Machado conquistó a fanáticos propios y ajenos con su extraordinaria habilidad para fildear, en apenas su segundo año se convirtió quizás en el tercera base más espectacular, aunque lo lamentable es que se lesionó de la rodilla en el cierre de temporada al correr a la primera almohadilla.





La efervescencia de Puig
 
El 3 de junio parecía el debut de un pelotero más en las Mayores, había expectativa, eso sí, pero nadie imaginó que éstas se cumplirían tan pronto. El cubano Yasiel Puig apenas participaba en su primer juego ligamayorista y ya sacaba un out por la vía 93, se fue 2 de 4 con el madero yo tres juegos más tarde ya conectaba su primer Grand Slam. Al terminar su primer mes ya tenía un estatus de superestrella y logró la mayor cantidad de hits para un rookie desde Joe DiMaggio, en 1936.
 
El resto fue terminar la campaña con 19 cuadrangulares, 42 impulsadas, .319 de promedio y una reputación como uno de los peloteros jóvenes más espectaculares a seguir. Algo que contribuyó a desatar la Dodger manía en Los Angeles, algo que quizás Adrián González, Hanley Ramírez o el propio Matt Kemp habían logrado con tanta fuerza.





Un pitcheo con garra
 
Si Miguel Cabrera había acaparado todos los reflectores en Detroit al ganar la Triple Corona de Bateo el año pasado, en éste los pitchers no quisieron quedarse atrás y lograron marcas que será difícil superar. El derecho Max Scherzer se convirtió el 3 de julio en el primer pitcher en iniciar la temporada con marca intacta de 13-0 desde que Roger Clemens lo hiciera en 1986 con los Medias Rojas, y antes el venezolano Anibal Sánchez había establecido el 26 de abril un récord de franquicia al ponchar a 17 bateadores durante el juego contra los Bravos.
 
La hazaña de Scherzer fue más lejos y se convirtió en el quinto pitcher en ganar 18 de sus primeras 19 aperturas, para terminar magistralmente la campaña en marca de 21-3 con 2.90 de efectividad. Además, sus tres principales abridores pasaron de los 200 strikeouts: Scherzer logró 240 (segundo en MLB), Justin Verlander 217 y Anibal 202 (sólo 11 en todas las Mayores lo consiguieron), y todos los abridores de los Tigres llegaron a al menos 13 victorias… no todo es maderazos.






Y así podemos seguir conmemorando las hazañas que enmarcaron este año, como cuando Mike Trout se convirtió en el jugador más joven en batear el ciclo en la Americana o a Bryce Harper siendo el de menor edad con dos cuadrangulares en un Día Inaugural… mas ahora es tiempo de los playoffs y las nuevas proezas. Lo que es un hecho es que esta temporada 2013 será inolvidable.