12 agosto, 2011

¿Transferencia de expectativas?

Carlos Beltrán dejó Nueva York y viajó a San Francisco; Ubaldo Jiménez abandonó Colorado y arribó a Cleveland; Derrek Lee se fue de Baltimore a Pittsburgh; Colby Rasmus, alguna vez prospecto de élite de los Cardenales, fue transferido a Toronto; Hunter Pence y Michael Bourn dejaron de ser Astros y pasaron a Filadelfia y Atlanta respectivamente…

Las transacciones de media temporada parecen haber provocado un reacomodo de expectativas en varias divisiones. Algunas novenas se convirtieron descaradamente en “vendedores” en el trade-deadline y dejaron su lineup con lo básico, como Metropolitanos y Astros, que dejaron ir a las estrellas que les daban mayores posibilidades y en consecuencia terminaron antes de tiempo sus campañas. Pero así como algunas se debilitaron, otras se fortalecieron al grado de ubicarse como serios contendientes.

Mientras al comienzo de la campaña era poco probable pensar que Piratas, Indios o Diamantes estuvieran en la pelea, las semanas pasan y estas organizaciones siguen atormentando a los equipos fuertes de sus divisiones, y las tres ya han liderado en algún momento (Arizona encabeza hoy el Oeste de la Nacional).


Con la llegada de Derrek Lee y Ryan Ludwick a Pittsburgh el equipo tiene el 3-4 en el orden que necesitaba, y que dará soporte a los ya encendidos Neil Walker y Andrew McCutchen (líderes en impulsadas del equipo con 67 y 66), aunque en cuanto al pitcheo tendrán que ir con lo básico. Caso contrario en este sector de lanzadores es el de Arizona, que agregó a Jason Marquis para las aperturas, a Brad Ziegler (2.27 de ERA) y al que alguna vez fuera el cerrador de lujo en Seattle, JJ Putz, proveniente de Boston; y tampoco carecen de fuerza ofensiva (son quintos en cuadrangulares en las Mayores con 132).

Para los Indios el panorama se ve más alentador al menos en lo teórico, hoy por fin tienen un as en el montículo después de las viejas épocas de CC Sabathia y Cliff Lee; con Ubaldo Jiménez (7-9) en la rotación incrementan sus posibilidades de seguir compitiendo en una división Central que parecía dormida, pero cuyos "titanes" van despertando en las últimas semanas (Detroit es líder y Chicago ha vuelto a la pelea). Además, al añadir al nipón Kosuke Fukudome y con los regresos en puerta de Shin-Soo Choo y Grady Sizemore el orden al bat se pondrá bastante interesante, comandado por Asdrubal Cabrera (líder del equipo en impulsadas, con 66).

Hace unos años el zurdo Erik Bedard era uno de los pitchers más cotizados en las Mayores, con Baltimore tuvo un par de temporadas dominantes que lo pusieron en la vitrina; sin embargo, al pasar a Seattle y debido a lesiones en el hombro de lanzar su rendimiento bajó y apenas este 2011 logró constancia en sus salidas (3.45 de efectividad con Marineros), lo que lo puso nuevamente en la mira y los Medias Rojas se hicieron de sus servicios; hasta ahora no ha ganado ni perdido en sus dos aperturas con Boston, pero al menos luce sano y si se mantiene así puede ser la pieza clave que le faltaba a la rotación, tras la lesión de Daisuke Matsuzaka.




Por primera vez el dominicano Ubaldo Jiménez cambió el jersey de Rockies, y pasó a Indios con su 3.69 de efectividad en 6 temporadas



Quienes quieren permanecer en la contienda, aunque sea por el Wild Card de la Nacional, son los Bravos, que a pesar de estar a 8.5 juegos de Filadelfia en el Este, tienen mejor récord que los líderes en la Central y Oeste. Con la adición de Michael Bourn, suman contacto y velocidad en las bases y jardines, y su cuerpo de lanzadores está en buena forma, al ser cuartos en efectividad en la Gran Carpa (3.37). Tal vez no aspiren al título divisional, pues Filis además de tener la mejor rotación en ambas ligas han agregado a Hunter Pence, que lideró a su anterior equipo los Astros en impulsadas, y también tiene buen fildeo, mas los Bravos son serios contendientes.

Otra organización reforzada, aunque casi “a la fuerza”, es la de los campeones Gigantes, que al tener fuera por el resto de la temporada a su receptor Buster Posey, a su segunda base titular Freddy Sánchez y temporalmente al parador en corto Miguel Tejada, tenían que nutrir el orden. La solución parecen encontrarla en el ambidiestro jardinero Carlos Beltrán (.284 de AVG), Jeff Keppinger (.298) y el colombiano Orlando Cabrera, que venía de estar en el banquillo de los Indios. San Francisco ha tenido problemas para producir y en cada partido la “tortura” continúa, ganando juegos por la mínima o de último momento en entradas extra, hoy tienen un 1-2-3 en la rotación contundente (Lincecum, Cain y Vogelson promedian 2.72 de efectividad entre los tres), pero les ha faltado un cuarto abridor que les dé seguridad, pues Barry Zito tiene 5.62 de ERA y ha estado lesionado del pie, y Jonathan Sánchez, quien alguna vez lanzara un no-hitter, hoy lleva 7 derrotas y 4.29. Aunque el equipo tiene ahora lo que careció por muchos años: poder ofensivo; y si Buster Posey estuviera sano no sería exagerado pensar que podrían competir por un bicampeonato.


Aunque las transferencias marcan nuevas tendencias, no podemos descartar a quienes no se reforzaron escandalosamente pero están en la cima de sus divisiones, como Vigilantes, Yankees, Tigres, Angelinos e incluso los Cerveceros, que dieron el primer campanazo de las transacciones al traer de Nueva York al cerrador Francisco Rodríguez "K-Rod" (23 salvamentos y 2.96 de ERA), y de la mano de Zack Greinke, Yovani Gallardo, Ryan Braun y Prince Fielder, están hoy de líderes en la Central de la Nacional a 4 juegos de Cardenales, que pese a adquirir al veterano campocorto Rafael Furcal, al derecho Edwin Jackson (8-8) y al también veterano Octavio Dotel en los relevos, parecen perder más con la salida de Colby Rasmus a Toronto y con la negligencia de años a traer a un tercer abridor de peso.

En fin, estamos llegando a la parte crítica de la campaña, a menos de dos meses de la postemporada y cada adición-baja en una novena puede significar sueño o pesadilla. Quizás muchos de los peloteros que recién han cambiado de equipo no duren con éstos más allá de esta temporada, y para muchos la agencia libre será el destino que les aguarde en invierno, pero hoy sellan carencias en equipos contendientes, y, quién sabe, tal vez en una de esas puedan hacerse con un anillo de Serie Mundial.
-